POSTALES EUROPEAS:

VIAJES PARA DESCUBRIR O REDESCUBRIR ELEMENTOS HISTÓRICOS Y CULTURALES COMUNES

          Maria PEÑA C., profesora de idiomas

 

           El hecho de que este año esté dedicado al patrimonio cultural europeo es la ocasión de hacer una pequeña contribución con unos textos sobre viajes por el continente.

    Las clases de idiomas hacen que converjan personas de diferentes generaciones y horizontes cuando el aprendizaje tiene lugar en un organismo oficial como en el que he desempeñado mi función de profesora durante años. Desde que cambié mi residencia a España, han pasado por mis clases de francés alumnos con puntos de vista más o menos  convencidos sobre la Unión Europea, alumnos cuyas opiniones han ido evolucionando. Los debates organizados en las aulas para la práctica del idioma se desarrollaban conforme a los temas que aparecían en la actualidad : en lo que se refiere a la Unión Europea, un reportaje sobre ERASMUS, el Día Europeo de las lenguas, el Aniversario del Tratado de Roma, etc. 

           En el contexto de la crisis económica y del Brexit, se han oído comentarios y opiniones de varias índoles a menudo inquietantes, según mi entender, en cuanto al papel de la U.E. y de su construcción. Por supuesto que los acuerdos e intercambios establecidos entre los países del llamado Viejo Continente no han sido un camino de rosas. Somos conscientes de ello. Tengo que precisar aquí que siempre me he sentido ciudadana europea. El hecho de haber nacido en un país (Francia) que no era el lugar de origen de mi familia (España) ha permitido un baño en una doble cultura además del aprendizaje de dos idiomas en paralelo. Vivir de cerca, en la cotidianidad, la historia de dos países al mismo tiempo que la de Europa y sus relaciones con el resto del mundo crea perspectivas sobre lo que ocurre en otras latitudes. Además de todo esto, en el mundo actual se tiene acceso a información y recursos procedentes de muchos lugares del mundo. Por lo tanto creo poder decir que hoy en día no es incompatible sentirse a la vez originario de una ciudad, de un país, de una unión de países y más si las experiencias vitales nos llevan a cambiar de zona geográfica. Sin contar con el aprendizaje cada vez más fomentado de idiomas extranjeros que nos enriquece gracias a elementos asociados a la lengua. 

      En mi labor de enseñanza, me esfuerzo por transmitir aspectos interculturales por medio de actividades paralelas al aprendizaje del idioma. El pasado mes de julio, para reflexionar sobre estos asuntos, empecé la redacción de unas Postales europeas con temáticas variadas predominando los aspectos culturales, históricos y geográficos que pudieran constituir un sedimento común. Llevan consigo, como hilo conductor, sugerencias de piezas musicales para escuchar durante o después de la lectura.  Primero fue una Postal, después fueron otras tres y así fueron surgiendo más ideas... 

             Espero haber conseguido reflejar a través de estos textos que vivir en paz en una unión de países que buscan crear lazos de confianza es, en mi opinión, un privilegio que va vinculado a años de relaciones e intercambios, especialmente en este año dedicado al patrimonio cultural europeo.

 

 

Descarga aquí las Postales Europeas:
POSTALES EUROPEAS-Maria PEÑA.pdf
Documento Adobe Acrobat 689.9 KB