I Torneo Internacional de Debate Universitario sobre el futuro de la Unión Europea

La experiencia del equipo de la Universidad de Bolonia

Giada Peano, Elisa Locci, Sofia Tassinari y Taylor Anais Rohn, miembros del equipo de la Universidad de Bolonia

 

 Desde que terminó el Torneo Internacional de Debate (octubre de 2018), siempre hemos contestado a la pregunta “¿Qué tal vuestra experiencia?” de la misma manera y con una sola palabra: enriquecedora. No esperábamos alcanzar un objetivo tan grande, las semifinales, y de esto estamos muy orgullosas. Pero, sobre todo, no esperábamos encontrar a personas tan amables y estimulantes como las con las que tuvimos la oportunidad de enfrentarnos. Los demás participantes en el Torneo, de hecho, jugaron un papel fundamental a nivel personal en esta experiencia: nos enseñaron las bases del debate, nos dieron muchísimos consejos y, sobre todo, nos trataron como si nos conociéramos desde años. Nunca sentimos una demasiada presión, la que se supone caracteriza un Torneo tan importante, porque siempre tuvimos a nuestro lado personas en las que confiábamos y que confiaban en nosotras y en nuestras capacidades, a pesar de las dificultades que podíamos tener con el idioma. Además, pudimos disfrutar al máximo de esta experiencia gracias también a todos los miembros la organización que colaboraron para el éxito de este torneo: en particular a los jueces, cuyos consejos y críticas nos impulsaron a mejorar y a seguir buscando información para poder aprender aún más cosas de las que ya sabíamos. Por lo que se refiere al hecho de hablar en español, esto no supuso un obstáculo demasiado grande para nosotras; es más, fue un estímulo increíble que nos ayudó a deshacernos del miedo de aparecer frente a un público. El hecho de hablar en un idioma que no es tu idioma nativo permite crear una “escudo” que nos ofreció, además de incentivos, protección y refugio. Para nosotras, esta experiencia fue fundamental para observarnos desde un punto de vista interior (por las destrezas que desarrollamos a nivel personal a lo largo de estos días), y exterior al mismo tiempo (nos permitió ver de manera objetiva donde se podía mejorar).

Giada Peano

(Capitana del equipo de Bolonia)

 

La elección se realizó sobre la base de los requisitos establecidos por nuestra universidad: el nivel de idioma y los conocimientos generales y específicos sobre el tema del EEES. Formamos nuestro equipo de debate sin conocernos entre nosotras, porque llegábamos desde facultades y ciudades diferentes, pero nos encontramos bien desde el primer momento y nuestro equipo fue muy sólido desde hace el primer día. Decidimos adherirnos a este proyecto para mejorar nuestras competencias formativas y profesionales, sobre todo nuestras capacidades comunicativas y de team-building, y este torneo internacional nos parecía fenomenal para desarrollar estas actitudes. Vimos en este proyecto una buena oportunidad para contribuir de nuestra manera a la evolución de la cultura y de la sociedad. Todos somos responsables del proyecto educativo, tanto en la enseñanza como en las diferentes iniciativas educativas para la escuela del futuro.

Elisa Locci

 

Nuestro viaje para llegar a Salamanca fue muy cansado porque nos tuvimos que levantar pronto y tomar trenes, aviones y autobuses, así que llegamos a la ciudad súper cansadas (e intimidadas); sin embargo, en el momento en el que bajamos del autobús el cansancio fue inmediatamente remplazado por una gran alegría. Nos encantó poder visitar y descubrir la ciudad de Salamanca que, aunque sea muy pequeña, es muy bonita. Caminar por las calles de la ciudad es como caminar a través de todos sus años de historia. Lamentablemente no tuvimos tanto tiempo libre para recorrerla toda, porque el debate nos ocupó la mayoría del tiempo, pero lo poquito que pudimos ver nos llegó al corazón. Agradecemos muchos a los jueces que nos dieron la oportunidad de hacer un pequeño recorrido con ellos, en el cual nos explicaron cosas que no hubiéramos podido descubrir de otra manera. Es impresionante todo lo que pudimos aprender en este viaje y por ello seguramente le tenemos que agradeces a muchísima gente que convirtió uno de nuestros sueños en realidad.

Sofia Tassinari

 

Este viaje ha sido una experiencia extraordinaria en muchos sentidos. Nos ha dado la oportunidad de conocer a gente maravillosa que nos enseñó, a pesar de qué significa debatir, que, perdiésemos o ganáramos, después del debate saldríamos lo mismo todos juntos, como viejos amigos. Nos ha hecho descubrir verdaderamente el trabajo llevado por delante por el EEES, dándonos así la posibilidad de estar más conscientes y partícipes en nuestra educación académica. Nos ha ayudado a mejorar un idioma tan bonito como el español, ver varios colores y expresiones fundamentales para debatir de forma adecuada y para expresar nuestros pensamientos de forma más clara y cautivadora. Hoy en día, conocer otros idiomas te permite descubrir otras culturas, ver la vida desde otras perspectivas y aprender que el mundo es mucho más grande que nuestra ciudad. Viajes así te cambian la vida, creando dulces recuerdos y amistades que nunca hubiéramos hecho de otra manera. Llevaremos esta experiencia en nuestros corazones esperando que podamos organizar algo parecido en Italia, para que mucha más gente pueda disfrutar de una experiencia tan enriquecedora.

Taylor Anais Rohn