lun

29

jul

2013

De vacaciones con la Unión Europea

Daniel González Herrera, becario «Europe Direct» en Salamanca
Daniel González Herrera, becario «Europe Direct» en Salamanca

 

Los meses de julio y agosto son los elegidos por un gran número de europeos para programar su descanso estival. Es el momento de hacer planes y preparativos. Toca elegir destino, optar entre las clásicas playa o montaña, elegir el medio de transporte y, finalmente, comprar billetes, hacer las maletas y emprender el viaje. Las vacaciones son un momento que muchos esperan todo el año. Lo que quizá no sepas es que los ciudadanos de la Unión Europea cuentan con numerosos derechos y ventajas derivados de su pertenencia a la misma comunidad de ciudadanos.

 

Si estás pensando en irte de vacaciones tienes a tu disposición un enorme espacio sin fronteras interiores donde la libre circulación está garantizada. La prestación de servicios es una de las libertades ya clásicas del mercado único, por lo que tienes derecho a recibir los mismos servicios que los nacionales de los países a los que viajes y en las mismas condiciones, incluyendo el precio. Los Tratados de la Unión prohíben toda discriminación por razón de la nacionalidad.

 

 

Si te decides por uno de los diecisiete países —pronto dieciocho— cuya moneda es el euro, no tendrás que cambiar de divisa para adquirir bienes y servicios. Así, puedes moverte sin preocuparte de calcular el cambio por toda la Eurozona: Alemania, Austria, Bélgica, Chipre, Eslovaquia, Eslovenia, España, Estonia, Finlandia, Francia, Grecia, Irlanda, Italia, Luxemburgo, Malta, Países Bajos, y Portugal. A estos se sumará próximamente Letonia, que tiene intención de sustituir su lat por la moneda común a comienzos de 2014.

 

Si eres de los que disfruta con la playa, puedes consultar el estado de las aguas de baño europeas a través del servicio de la Agencia Europea del Medio Ambiente. En Europa cuentas con una enorme variedad de playas con una calidad inmejorable. Según un informe de esa Agencia europea, el 94% de las zonas de baño de la Unión Europa cumple las normas mínimas de calidad del agua. La calidad del agua es excelente en el 78% de las zonas de baño, y las que cumplen los requisitos mínimos han aumentado en un 2% desde el año pasado. Como ha dicho la propia directora ejecutiva de la Agencia, Jacqueline McGlade, «desde los fiordos nórdicos hasta las playas subtropicales, Europa es rica en lugares donde refrescarse en verano».

 

¿Quieres ponerte en contacto con los seres queridos que no se han ido contigo? La Comisión ha conseguido que las tarifas de roaming sean cada vez más económicas. En efecto, desde el pasado 1 de julio, las tarifas de itinerancia de datos son un 36% más baratas dentro de la UE. Eso te permitirá consultar tu email o actualizar tus redes sociales sin que tu cartera sufra demasiado con ello. En total, y desde que se empezó a aplicarse la eurotarifa en 2007, el coste del roaming de datos ha descendido un 91%. También llamar por teléfono y enviar SMS es ahora más barato que nunca.

 

Asimismo, comprar un billete de avión a través de internet también te resultará más rentable en el futuro próximo, ya que el ejecutivo europeo pretende acabar con la práctica generalizada de cobrar un recargo por usar una tarjeta de crédito o débito en las compras online.

 

Sea cual sea el medio de transporte que elijas para viajar tienes toda una serie de derechos que te protegen y asisten. La UE es la primera zona del mundo en tener regulados derechos similares para viajeros de todos los medios de transporte, protegiendo a los usuarios de tren y avión, a aquellos que se desplazan por transporte marítimo, y a los que optan por autocar o autobús. Estos derechos incluyen, entre otros, compensaciones por cancelación de viajes o por retrasos, acceso a una información clara sobre el precio de los billetes, atención a las personas con movilidad reducida o amparo frente a la discriminación en función de la nacionalidad del usuario. La Comisión ha lanzado una campaña para informar sobre los derechos de los pasajeros, ya que muchos europeos no son conscientes de estos.

 

Puede que seas uno de los 120 millones de europeos que optan por los viajes combinados de transporte y alojamiento. La Comisión se ha propuesto actualizar la Directiva que regula esta modalidad para adaptarla a las necesidades actuales y a la cada vez mayor contratación de viajes online. Así, habrá controles más estrictos de los recargos de precios (que no podrán ser superiores al 10%), una mejora de los derechos de cancelación, más información sobre la responsabilidad que asumen los diferentes agentes que participan en la contratación, más compensaciones en caso de existir algún problema que afecte al consumidor y se promoverá un único punto de contacto donde el consumidor pueda dirigirse si algo va mal.

 

Si tienes una Tarjeta Sanitaria Europea —que ya cuenta con más de 190 millones de usuarios— podrás viajar con la tranquilidad de que tendrás derecho a recibir asistencia sanitaria de urgencia del sistema de sanidad pública del país de acogida en las mismas condiciones y al mismo coste que los ciudadanos de ese país. Además de en los 28 Estados miembros de la UE, puedes usarla en Islandia, Liechtenstein, Noruega o Suiza. Igualmente, se ha creado una aplicación móvil que ofrece información útil sobre la Tarjeta y los servicios asociados a ella. Recuerda, además, que dentro del territorio europeo el número de emergencias es el 112 en todos los países de la Unión.

 

 

También es posible que prefieras alejarte un poco más y viajar fuera de la Unión Europea. Si eres ciudadano de la UE y vas a un país en el que tu propio Estado no está representado con embajada o consulado, tienes derecho a recibir la protección diplomática y la asistencia consular de cualquier otro Estado miembro si surge algún contratiempo.

 

Con frecuencia los ciudadanos europeos se plantean el coste de Europa, esto es, el «precio» que hay que pagar por pertenecer a la misma comunidad de Derecho que es la Unión Europea. Mucho más difícil de cuantificar, sin embargo, es el coste de la no Europa: cómo sería nuestra vida si no hubiera UE. Pero como están descubriendo los británicos, parece que en todo caso el precio a pagar sería más alto si decidiéramos no vivir juntos. Los derechos que hemos enumerado en este post son solo una pequeña parte de las ventajas de ser europeos.

 

Felices vacaciones y bon voyage!

 

 

Daniel González Herrera

Licenciado en Derecho

Becario Europe Direct en el Centro de información de la Comisión Europea en Salamanca

 

 

Escribir comentario

Comentarios: 1
  • #1

    Down Jacket (miércoles, 30 marzo 2016 11:24)

    de la Comisión Europea en Salamanca