Una Comisión con orientación geopolítica

 

        Cuando Ursula von der Leyen lanzó candidatura dijo: “Mi Comisión será una Comisión geopolítica comprometida con las políticas sostenibles. Y quiero que la Unión Europea sea la guardiana del multilateralismo. Porque sabemos que somos más fuertes haciendo juntos lo que no podemos hacer solos”.

 

        Con estas palabras von der Leyen marcaba con claridad cuáles eran las nuevas prioridades en un mundo cambiante y multipolar. En palabras de Verhofstadt un mundo de imperios en competición, y para el cual la Unión Europea debía construir su propio “imperio”, afrontando así la futura confrontación interimperialista. Von der Leyen en el documento que presento como agenda política para la Comisión Europea bajo el nombre de “Una Unión que se esfuerza por lograr más resultados” también hablaba en el mismo sentido. Marcaba así como prioridades políticas de su agenda los cambios en el clima, la tecnología y la demografía que están transformando nuestra sociedad y nuestra forma de vida.  “Nuevos poderes están emergiendo y consolidándose” decía el documento, lo que desde la perspectiva estadounidense podríamos llamar la Competición de Grandes Poderes que señalaban en su documento de seguridad nacional. Aunque haya distintas perspectivas podemos ver que emerge en la Unión Europea con von der Leyen una idea de que es necesario posicionarse geopolíticamente en el escenario internacional como antesala a los retos futuros. Ya sean las guerras comerciales, las amenazas híbridas, el cambio climático, la interferencia en los procesos democráticos o las crisis de refugiados: los peligros son múltiples.

Desde esta perspectiva se presenta lo que será clave de bóveda de la Comisión von der Leyen, el Acuerdo Verde Europeo. Los objetivos de este acuerdo son múltiples, pero destaca principalmente uno, que Europa se convierta en el primer continente climate-neutral, esto es, que haya cero emisiones. Esta transición verde tiene fecha, el año 2050, pero el proyecto será lanzado en los 100 primeros días en el cargo. Para 2030 se busca converger los distintos sistemas europeos y en 2020 aumentar el presupuesto del Fondo Climático Verde a 100 mil millones anuales.

Como parte de esta agenda estratégica la nueva Comisión Europea también se plantea hacer frente a la Era Digital, donde plantea como puntos clave la inteligencia artificial, el big data, la ciberseguridad, la industria digital, las monedas digitales o el 5G. Si bien se remarca la necesidad de atender a la “soberanía tecnológica” no se adopta una postura clara en el debate entre grandes monopolios europeos, que puedan competir con los Big Tech, o si la competitividad como valor superior que podrá servir de freno. Otras medidas que buscan armonización del mercado europeo son la creación de un salario mínimo o la culminación de la Unión Bancaria. Esta última medida incluye un mecanismo de protección para el Fondo Único de Resolución y un Sistema Europeo de Garantía de Depósitos.

 

        En materia de seguridad el refuerzo de Frontex es la prioridad, el plan es un cuerpo permanente de 10.000 guardias fronterizas con el objetivo de un mayor control de los flujos migratorios. En comercio exterior von der Leyen plantea aumentar los acuerdos comerciales y liderar los esfuerzos para la reforma de la Organización Mundial del Comercio, una cuestión clave en la Guerra Comercial entre Estados Unidos y China.

 

        Respecto a la política y acción exterior de la Unión Europea se plantean dos escenarios primordiales: África y los Balcanes Occidentales. Estas dos prioridades reflejan las dos visiones dominantes en el seno de la Unión, la de Francia, con mayores necesidades político-económicos en África, donde cuenta con una importante influencia amenazada por la creciente de China y Rusia, y la siempre permanente estadounidense; y la de Alemania, que tiene sus intereses geoestratégicos en los Balcanes Occidentales, donde potencias como Rusia o Turquía compiten. Para África von der Leyen presenta su deseo de que Europa disponga una estrategia general, mientras en los Balcanes Occidentales es el avance en el proceso de adhesión.  Como parte de este programa de acción exterior von der Leyen propone un aumento del 30% en la inversión hasta alcanzar un presupuesto de 120 mil millones a largo plazo.

Finalmente, la Comisión von der Leyen establece un firme compromiso por liderar los esfuerzos en materia de defensa con los objetivos de reforzar el Fondo Europeo de Defensa y la creación de una Dirección General de Defensa e Industria Espacial, se tiene en consideración aquí la carrera espacial como área militar estratégica.

 

 

Consulta el artículo completo aquí:  

http://www.descifrandolaguerra.es/comision-von-der-leyen/ 

 

 

 

 

Àngel Marrades

Estudiante de Ciencia Política y Administración Pública